Solo hay dos caminos de peregrinación inscritos en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y Kumano Kodo es uno de ellos.  

Kumano, el centro espiritual de Japón, está situado en lo más profundo de las escarpadas montañas de la península de Kii, y ha creado a lo largo del tiempo una atmósfera espiritual y cultural muy especial, en la que la naturaleza y la religión se unen de forma poderosa y sagrada.

El vasto paisaje natural de Kumano Kodo con sus imponentes montañas, acantilados, árboles centenarios, numerosas cascadas y arroyos caudalosos, han sido y siguen siendo peregrinados. A principios de la época Heian (794-1185), la fe de Kumano se extendió desde la familia imperial a la aristocracia, luego a la clase guerrera samurái y así sucesivamente. Había tanta gente que a los peregrinos se les empezó a llamar “la marcha de hormigas de Kumano”. La fe de Kumano fue única en Japón, ya que estaba abierta a todo el mundo, sin importar la clase o el sexo, incluyendo también a los marginados.

El Auténtico Camino de Kumano

En los santuarios del camino se combina la fe de las religiones budistas y sintoístas, conocida como Shinbutsushugo. Desde tiempos inmemoriales, el concepto de kami (dios o dioses) está muy arraigado en la cultura japonesa. En los santuarios sintoístas se cuelgan papeles cortados en forma de relámpagos para indicar la presencia de los kami. Con la llegada del budismo en el siglo VI, los dioses sintoístas se equipararon con sus respectivos homólogos budistas, lo que dio lugar al término “Sincretismo Shinto-Budista o Shinbutsushugo”.

En Kumano Kodo, hay tres lugares sagrados conocidos como “Kumano Sanzan”. Estos son: Shingu (El Gran Santuario de Kumano Hayatama Taisha), Nachikatsuura (El Gran Santuario de Kumano Nachi Taisha) y Tanabe (El Gran Santuario de Kumano Hongu Taisha). Los tres santuarios y sus paisajes circundantes desprenden un aura de misterio. Se dice que estas características están influenciadas por sus diversos orígenes y los rituales de culto a la naturaleza. Las diferencias son evidentes en la arquitectura, que se integra maravillosamente en el entorno natural, provocando un gran impacto en los visitantes.

Durante los últimos diez siglos, gente de todas clases sociales ha viajado por las rutas de peregrinación de Kumano Kodo hasta los venerados santuarios de Kumano Sanzan. Las rutas de Kumano Kodo son 7: Nakahechi, (La Ruta Principal o Ruta Imperial), Ohechi, Kohechi, Iseji, Choishimichi, que conecta el lugar sagrado de la secta Shingon en Koyasan con los Santuarios de Kumano, y la Ruta Yoshino-Omine. Este último es un sendero de montaña aislado y peligroso, reservado a la ascesis de Shugendo y recomendado sólo para montañeros experimentados. En 2004, la mayoría de estas rutas, a excepción de la moderna Ruta de Kiiji, fueron inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

El Auténtico Camino de Kumano